Lunes, 07 Noviembre 2016 17:29

La Jornada de Abraham

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Índice

Parte 8 - De Sequim hacia Betel

Hasta aquí todo está en orden -Abraham llega a Sequim y luego continúa a su próxima parada que es Betel, en Hebreo “ Beyth El ” que significa: “la casa de Jehová” . Después de que alguien conoce al Señor, usualmente comienza a congregarse con otros creyentes. Nosotros somos la "Casa de Dios" o "El templo de Dios" debido a la residencia del Espiritu Santo en nosotros. Ahora, Betel esta en el occidente, y un lugar llamado Hai esta al oriente. “ Hai ” en hebreo significa: “un montón de ruinas” . Abraham construyó su altar en Betel y da la espalda al oriente, de donde venia, donde estaba la torre de Babel, donde estaba Babilonia. Su pasado, el oriente, el lugar de donde provino es un montón de ruinas a las cuales les da su espalda mientras que él esta de frente a la casa de Dios. Es la misma forma en la que el sumo sacerdote tendría que sacrificar. El se hubiera dado vuelta dando su espalda al oriente, hacia Babilonia, poniendose de frente al occidente. Es allí donde el construye otro altar. Una vez más, sacrificio.

Cuando vamos a la iglesia nos cuesta algo. No me refiero lo que damos de ofrenda. El costo de congregarse en la Iglesia bajo santo Dios significa dar la espalda a nuestro pasado. Nuestros viejos amigos ahora son tan solo conocidos con quienes tu único interés en relacionarte con ellos es para compartir con ellos el Evangelio. Tal vez algunos de tus viejos intereses deben ser abandonados, al menos por un tiempo.

En mi caso yo no podía escuchar ningún tipo de música excepto himnos tradicionales porque yo asociaba música con tomar drogas, especialmente música rock y música clásica. Yo escuchaba esa música cuando tomaba drogas. Por unos cuantos años yo no podía escuchar esa música. Después de unos años crecí en mi fe y ya no me molestaba, no me desenfocaba mas, pero debió ser sacrificada en el altar por un tiempo porque quitaba mi enfoque de Jesús. Después que crecí en mi fe no causaba el mismo efecto y ahora para mi es solamente música, pero hubo un tiempo en el que me causaba muchos problemas. El objeto del sacrificio en el altar no es lo mismo para todas las personas, pero lo que si es seguro es que algo va ir al altar. Debemos dar la espalda al pasado. Obviamente esto significa renunciar el pecado, pero tiene un precio.

Por ahora todo sigue bien. Pero sabes, hay muchas personas que nunca llegan a Betel. Yo les llamo “los habitantes de Sequim”. Ellos entienden el Evangelio, y tal vez han confesado tener fe, pero hasta allí llegaron. No avanzan.

Yo conocí uno de estos “habitantes de Sequim” en Londres, en el “Speaker’s Corner” (la esquina de los oradores) donde yo iba a predicar el Evangelio los Domingos en la tarde (a menudo me interrumpían los Musulmanes). Este hombre se llamaba Robert -un buen tipo. El tenía un cartelón con letras atrás y adelante, en Inglaterra le llaman “sandwich board”. El cartel decía “Cristo murió por tus pecados”, adelante y atrás, y él iba a esa esquina con ese cartel. 

Un día le dije, “Tengo que irme, Robert, es hora para el servicio de la noche en mi iglesia”- era una iglesia Bautista en Londres, y le dije otra vez: “Me voy”, y le pregunte: “¿A cu ál iglesia vas?”

El respondió: “Yo voy a una iglesia suma Anglo-Católica”.

Y yo le dije: “¿Porque no vas a una iglesia evangélica?”

El me dijo: “Bueno, yo fui a una iglesia evangélica pero todos ya eran nacidos de nuevo” . No había nadie a quien él pudiera predicar. Robert era totalmente sincero, y lo decía en serio. El conocía el Evangelio, pero eso era lo único lo que conocía. El nunca llegó a Betel.

Bueno, Abraham llego a Betel y construyó un altar, dando su espalda a su pasado. Pero algo fue mal.


Visto 118972 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Diciembre 2016 13:50
Más en esta categoría: « Ester Una Grieta en la Armadura »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.