Lunes, 07 Noviembre 2016 17:29

La Jornada de Abraham

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Índice

Parte 9 - Volvemos a Egipto

Mateo 13 nos habla de las semillas que caen en diferentes tipos de suelo. Si el Diablo no puede causar que alguien se desvíe del Señor a través de los deseos y pasiones de la carne o las lujurias y deseos juveniles o algo parecido, si no puede conseguir que te caigas por esas razones, él tratará con otras cosas: crisis, calamidades. Te hará pensar que tienes que tomar tu destino en tus propias manos o que Dios te ha abandonado, justo en el momento en que las cosas se ponen difíciles, en el momento cuando tú tienes que tomar tus propias decisiones. Y es muy fácil para Cristianos jóvenes ser así disuadidos.

Sabes, que generalmente cuando una persona es salva tiene a Jesucristo como su primer amor y cree que se convertirá en un San Mateo, un San Marcos, un San Lucas o un San Juan y en su primer día harán milagros. Tienen a su primer amor, tienen mucho celo, pero no tienen experiencia o conocimiento. Pero pocos meses después, luego de sufrir los primeros estragos, se dan cuenta de que carecen de suficiente sabiduría para acarrear semejante desafíio. Tienen a su primer amor y por eso debemos darles crédito, y es algo que tendemos a perder, pero no tienen sabiduría, experiencia y/o conocimiento, lo cual les causa muchos problemas.

¿Entonces que hace Abraham? Se va para Egipto. Egipto representa al mundo.

Lee en Isaías 30, Isaías dice acerca de ir a Egipto. El rey Ezequías era un buen rey quien recibió malos consejos. El estaba en una crisis estratégica. Los Asirios amenazaban el reino desde el Este, y desde el Oeste Egipto era la amenaza. Estaba atrapado entre dos increíblemente poderosos enemigos mortales. Y sus consejeros recomendaron que el recurriera a Egipto por ayuda. El profeta Isaías lanzó una advertencia hacia aquellos que estaban aconsejando al rey que durante semejante crisis, él actuara no confiando en Dios pero en su propia sabiduría, y fuera a Egipto. Leamos Isaías 30:1-2

¡Ay de los hijos rebeldes —declara el Señor—
que ejecutan planes, pero no los míos,
y hacen alianza, pero no según mi Espíritu...

Quienes se involucran con el Ecumenismo estan haciendo alianzas que no son del Espíritu, estan llendo a Egipto, a las religiones del mundo.

...para añadir pecado sobre pecado!
Los que descienden a Egipto
sin consultarme,
para refugiarse al amparo de Faraón,
y buscar abrigo a la sombra de Egipto.

Noten no es el hecho de ir a Egipto, es el hecho de que van sin consultar con el Señor. Cuando nos involucramos con el mundo tenemos que tener la sabiduría y dirección del Señor. Si te involucras en el sistema legal del mundo tienes que tener la dirección del Señor. Si te involucras con el sistema financiero de este mundo, con el sistema de salud, con el sistema escolar -cuando te involucras con el mundo a cualquier nivel tienes que consultar con El Señor. Yo no te aconsejaría ni si quiera una aspirina sin orar primero. Cuando te involucras con el mundo tienes que consultar con el Señor. Pero Ezequías no lo hizo. En una crisis la carne tiende a gravitar en la dirección en la cual la carne considera que reside el poder o la fuerza: El mundo.

El amparo de Faraón será vuestra vergüenza,
y el abrigo a la sombra de Egipto, vuestra humillación.

Isaías 30:3

Cuando alguien va al mundo, va a quedar en un estado de humillación. A los reincidentes (los que se desvían del Señor) siempre les pasa. Quedan en un estado de humillación.

Miren lo que le paso a Abraham. Se degradó tanto que estaba dispuesto a entregar sexualmente a su propia esposa a otro hombre, y aparentemente paso.


Visto 201356 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Diciembre 2016 13:50
Más en esta categoría: « Ester Una Grieta en la Armadura »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.